La alta cocina, ejemplo en gestión de procesos

Cocinando procesos4.jpg

La alta cocina es el mejor ejemplo de cómo organizar procesos, repartir tareas y responsabilidades, además de ser un entorno donde la identificación de problemas y mejora continua se lleva al extremo.

El pasado jueves 19 de abril tuvimos la suerte de asistir a la formación Cocinando Procesos impartida por PFS Grupo y organizada por APD. Se trataba de un seminario de 6 horas de duración donde pudimos aprender de forma práctica la importancia de tener unos procedimientos bien definidos para trabajar de una forma fluida y eficiente para completar una misión común.

Comenzábamos la jornada a las nueve de la mañana en el mejor de los escenarios: la Plaza de Abastos de Santiago de Compostela. Éramos un grupo de 7 personas con perfiles de gestión. Procedíamos de distintas empresas y sectores, pero llegamos con un objetivo común: aplicar todo lo que aprendiésemos durante el día en nuestro trabajo.

Tras las presentaciones iniciales, nos pusimos directamente manos a la obra. Nos dividieron en tres grupos, nos dieron a cada grupo una parte de una receta (un tiramisú) con las instrucciones a seguir y simplemente nos dijeron que empezásemos a cocinar. Al principio estábamos un poco desconcertados pero, poco a poco, nos hicimos con la cocina y, con la inestimable ayuda de una pareja de cocineros que nos supervisaba, logramos hacer el tiramisú.

Tras el trabajo realizado, era hora de recibir la recompensa, que no podía ser otra que disfrutar de nuestras propias elaboraciones. Con el desayuno llegaron las primeras impresiones, ¿qué habíamos hecho mal? ¿Qué puntos podíamos haber mejorado? Y todos coincidíamos en lo mismo:

-          Cada grupo se centró en las instrucciones que había recibido.

-          No hubo comunicación entre los equipos.

-          Tampoco había un líder que se responsabilizase de que todas las partes del proceso (la receta) saliesen adelante.

-          No sabíamos cuál era el objetivo final, nuestra misión en esa cocina.

Todos estos puntos nos ocurrieron al principio de la práctica. Por suerte, conseguimos reaccionar a tiempo y nos “autocorregimos”, de forma que logramos hacer un desayuno delicioso.

Después llegó la parte teórica de la formación. Repasamos los puntos a seguir para definir un proceso, cada uno de ellos ilustrado con un ejemplo en el ámbito de la cocina:

1.       Comunicación oficial

2.       Selección de equipo

3.       Adquisición de conocimientos

4.       Enfoque estratégico

5.       Definición de organigrama

6.       Generación de fichas de perfil

7.       Diseño de mapa de procesos

8.       Generación de fichas de procesos

Tras la parte teórica, volvimos a las cocinas para aplicar lo aprendido. Esta vez teníamos que hacer la comida liderados por la jefa de cocina, quien nos repartió las distintas tareas y nos dio las pautas necesarias para sacar adelante los platos.

Para finalizar, disfrutamos de la comida elaborada: de plato principal una merluza a la plancha sobre humus con verduras al vapor y de postre un bizcocho de chocolate con natillas y fresas. Durante la comida y sobremesa pudimos reflexionar sobre el segundo cocinado y las mejoras que habíamos visto con respecto al primero.

Es increíble cómo a partir de disciplinas como la cocina, que están muy alejadas de nuestro ámbito de trabajo, se pueden aprender técnicas aplicables a nuestro día a día. Sin duda ha sido una experiencia muy enriquecedora y muy recomendable. Esperamos poder aplicar poco a poco todo lo aprendido en Improving Metrics.

Eva María González Vior

Responsable de implantaciones de analítica digital en Improving Metrics

 

 

 

Google Analytics VS Google Analytics 360

foto guía 6.jpg

¿Te has planteado alguna vez qué te aporta la versión de pago de Google Analytics?

  • ¿Sabes cuánto cuesta?
  • ¿Qué ventajas tiene?
  • ¿Qué tipo de informes te ofrece?
  • ¿Qué podría aportar a tu negocio?

Esta guía de tan sólo 4 páginas te ayudará a entender cuándo te merece la pena el cambio a Google Analytics 360.

Improving Metrics, socia del proyecto europeo Brain-IoT

Infográfico Brain-IoT.PNG

El proyecto, de H2020 financiado con 5 millones de euros, tiene como objetivo la colaboración entre plataformas heterogéneas de Internet de las Cosas (IoT) y establecer una metodología que soporte comportamientos inteligentes, tanto cooperativos como autónomos. 

Un consorcio europeo formado por 12 socios de España, Francia, Alemania, Italia y Reino Unido han empezado a trabajar en un proyecto puntero, Brain-IoT, centrado en el “Internet de las cosas” (IoT), un concepto revolucionario que surgió en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y que relaciona a los objetos con las personas. Se calcula que en 2020 habrá unos 21 mil millones de dispositivos conectados a Internet para proporcionar a los ciudadanos una serie de servicios y aplicaciones sin precedente. 

Improving Metrics participa en la investigación y desarrollo de los elementos de Inteligencia Artificial y analítica de datos, además de encargarse de la dirección de calidad del proyecto. 

El objetivo de Brain-IoT es proporcionar un entorno de cooperación entre diferentes plataformas de IoT y establecer un marco de referencia y una metodología que permita el comportamiento inteligente, tanto autónomo como colaborativo. La intención es ofrecer herramientas que permitan la toma de decisiones basada en datos de forma autónoma y segura. 

Los escenarios propuestos como demostradores son la robótica y la gestión de infraestructuras críticas, aunque también habrá más líneas de acción asociadas a otros proyectos europeos. 

Logo Brain-IoT.PNG

Para desarrollar Brain-IoT, los socios cuentan con 5 millones de euros del Programa Marco de Investigación e Innovación de la Unión Europea, Horizonte 2020, un programa que financia proyectos en áreas estratégicas a nivel europeo.  

Entre los organismos que conforman este consorcio se encuentran importantes centros académicos, de investigación y equipos de I+D de empresas de diferentes tamaños.

El proyecto está coordinado por el Instituto Superior Mario Boella (ISMB) de Italia e incluye a tres empresas españolas, Improving Metrics, Emalcsa y Robotnik que colaboran mano a mano con multinacionales como Siemens, Airbus y STMicroelectronics y con centros de investigación como el Comisariado para la Energía Atómica y las Energías Alternativas (CEA) y la Universidad de Grenoble Alpes, la Eclipse Foundation y el Instituto Audiovisual y de Telecomunicaciones de Europa (IDATE).

La primera toma de contacto entre los socios tuvo lugar en Turín, Italia, en diciembre de 2017. La siguiente reunión está planificada para finales de mayo en Grenoble, Francia, donde intentarán que la evolución del proyecto sea la adecuada para cumplir con los objetivos propuestos para el año 2020.

Más información:

www.brain-iot.eu

https://eshorizonte2020.es/

Cómo calcular el retorno de la inversión (ROI) de una manera más precisa

Como ya venimos diciendo en algún post anterior, centrar tu estrategia digital en el cliente va más allá de la mera captación y pasa por un plan de marketing experiencial y relacional que te permita fidelizarlo y mantenerlo en el tiempo. En definitiva, una estrategia en la que puedas concebirlo como un valor activo de tu empresa y medir su retorno a largo plazo.

Pues bien, muchas empresas utilizan datos como el CTR, las visitas, tasas de rebote, tasa de conversión o coste por adquisición a la hora de conocer si sus campañas han tenido éxito o no, pero todas estas métricas se centran única y exclusivamente en el retorno a corto plazo.

¿A caso no es esa una buena forma de medición? Claro que sí, pero aumentar las campañas de Adwords, optimizar periódicamente tu estrategia de SEO o pujar cada vez más por los términos de búsqueda hace que tu coste por venta suba y suba como la espuma y, teniendo en cuenta solo estas métricas, las probabilidades de perder el foco sobre el coste real de cada captación aumentan.

¿Quieres saber si tus campañas triunfan realmente y no quedarte con un simple control de la conversión de las mismas?

Hay una forma de valorar la adquisición más allá de las tasas de conversión o CPA: usar el valor de vida del cliente o lifetime value (LTV), en inglés.

 

1.1¿QUÉ ES EL VALOR DE VIDA DE CLIENTE?

Imagina que inviertes 50€ en la captación de un cliente, ¿no es lógico pensar que deberías medir lo que te retorna a lo largo de toda su vida como cliente? Y si no conoces ese retorno, ¿cómo puedes saber cuánto invertir en la captación de un nuevo cliente?

El lifetime value es una de las mejores herramientas para medir el impacto que tienen las estrategias de marketing experiencial en la rentabilidad de cualquier empresa, pues representa el valor neto que genera un cliente medio a lo largo de un determinado periodo de tiempo.

Determina la rentabilidad de un cliente actual y nos da cuánto podemos invertir en captar nuevos sabiendo que la inversión realizada en ello puede ser amortizada a lo largo de todos los años de su relación con nosotros.

Pongamos un ejemplo muy claro y cercano.

Imaginemos que acabamos de abrir una cafetería, hemos empapelado la zona con nuestras ofertas para el desayuno, anunciado en revistas hosteleras de la zona y publicado ofertas en plataformas de cupones de descuento con nuestro súper “Desayuno Completo Mediterráneo” 😉

Los clientes comienzan a llegar movidos por las ofertas. ¿Tendría sentido esperar la amortización de todo lo invertido en publicidad con solo esos primeros desayunos? Parece evidente que no, pues la cosa no ha hecho más que empezar.

Ahí arranca toda una estrategia de fidelización del cliente, pues lo que buscamos es que José, que visita a unos clientes de la zona todos los miércoles y pidió un desayuno completo mediterráneo el primer día, vuelva cada miércoles, nos recomiende y aumente poco a poco los desayunos con nosotros.

 

1.2¿QUÉ PUEDE APORTARTE CONOCERLO?

Toda estrategia de marketing basada en las relaciones y experiencia de los clientes pasa por conocer el valor de vida del mismo, pues esto nos permite encontrar el tipo de experiencias que necesitaremos implementar para los diferentes clientes con distintos valores de vida y valor para la empresa.

Algunas de sus características son:

  • Nos orienta enlas acciones de fidelización del cliente, por lo que conseguimos una menor rotación de los mismos yun negocio mucho más rentable.
  • El LTV permite al área de marketing identificar los diferentes perfiles de sus clientes y personalizar el servicio. Esto les ayuda a desarrollar una fuerte estrategia relacional con el cliente en el foco de la estrategia.
  • El LTV supera al resto de métricasde un negocio online porque se centra en el valora largo plazo y nos ofrece una visión mucho más equilibrada de nuestro
  • Se convierte en el indicador por excelencia de todas las fases de comprade un ecommerce integrándose en las áreas de marketing, experiencia de usuario, estrategia, gestión de la toma de decisiones, etc.

Su utilidad en el marketing experiencial:

  • Nos hace ver al cliente como el verdadero activo de la empresa y el mantenerlo en el tiempo pasa por la gestión y desarrollo de estrategias que el cliente ponga en valor como únicas y auténticas.
  • Convierte al cliente en una inversión de capital, por lo que ha de ser mantenida y cuidada. Aquí, una vez más, el marketing experiencial se encargará de superar sus expectativas y experiencias singulares para que las recuerde.
  • Permite a la empresa saber hasta dónde puede invertir en cada acción posible de marketing experiencial para la captación de nuevos clientes.

 

1.3¿CÓMO PUEDES CALCULARLO?

Si ya utilizas Google Analytics para el análisis de datos de tu negocio online, podrás controlar el LTV a través de la personalización de las dimensiones y las métricas.

life time value.png

Os dejamos un enlace a un post de Avinash Kaushik donde lo explica a la perfección, al servicio de ayuda de Google con todos los detalles técnicos y hacemos el cálculo con un ejemplo rápido.

Lo primero que necesitarás calcular es lo que te cuesta y te genera un cliente por cada canal, o lo que es lo mismo, el CAC.

Para ello solo tendremos que dividir lo que hemos invertido en adquirir nuevos clientes entre el número de clientes conseguidos en un período concreto.

De esta manera, si imaginamos que somos una firma de calzado y hemos invertido 6k en total en los últimos 6 meses y conseguido 100 clientes, el CAC medio será 6.000€ / 100 clientes = 60€.

Una vez tenemos este primer dato, podremos calcular el Lifetime Value Simple partiendo de estos otros:

  • Tiempo de vida de los clientes
  • Recurrencia en la compra
  • Margen de compra

LTV = Margen de compra x Recurrencia de compra x Tiempo de vida medio

Entendiendo en todo momento que esto no deja de ser una aproximación, pensemos que cada cliente nos genera un margen medio por compra de zapatos de 30€, hace 4 compras al año y su tiempo de vida medio es de 3 años, el lifetime value de nuestros clientes será de 30€ x 4 compras x 3 años = 360€

Cuanto más alto sea el LTV con respecto a su coste de adquisición mejor para el negocio por lo que, con un CAC de 60€ y un LTV de 360€, podemos decir que el negocio sería rentable.

Y tú qué, ¿te animas a calcular el LTV de tu negocio?

 

La digitalización del mundo físico ya es real

¿Quién no ha escuchado hablar hoy en día de “Internet de las Cosas”? El conocido término IoT (Internet of Things, en inglés) está en boca de todos bajo una definición simple y fácil de entender, pues no es más que la interconexión digital de los objetos cotidianos con internet.

Los datos nos dicen que el mercado IoT tendrá un ritmo de crecimiento del 31.7% anual entre 2014 y 2019 lo que supone que, en 2020, podrían existir entre 22.000 y 50.000 millones de dispositivos conectados a Internet.

En definitiva, la domótica está ya muy presente en nuestros hogares y vida diaria. Disponemos de persianas que suben o bajan según la luz del día, cafeteras que nos tienen el café recién hecho al levantarnos porque nuestro despertador se lo ha comunicado, o, sin ir más lejos, ¿cuántos de nosotros no tenemos ya la conocida pulsera para medir nuestra actividad física?

Esto solo son pequeños ejemplos de lo que IoT representa en la sociedad actual, pero la verdadera revolución está llegando con las conocidas Smart Cities.

La Red Española de Ciudades Inteligentes define a las Smart Cities como “aquellas que disponen de un sistema de innovación y de trabajo en red para dotar a las ciudades de un modelo de mejora de la eficiencia económica y política permitiendo el desarrollo social, cultural y urbano”.

¿Y qué significa esto? ¿Debe asustarnos el hecho de tener hogares y ciudades inteligentes? Bajo nuestro punto de vista, todo lo contrario, pues estas interconexiones suponen una mejora significativa en nuestra calidad de vida, desde mejorar nuestra seguridad hasta cuidar mejor y más de cerca nuestra salud.

Cuando hablamos de Smart City debemos pensar en todos los servicios que puede ofrecernos y en cómo harán nuestra vida mucho más cómoda con mejoras en el transporte público, el turismo, los servicios de emergencia, etc. En definitiva, un sinfín de sistemas trabajando por y para la comodidad de todos sus ciudadanos.

Vamos a fantasear un poco con algo que, paradójicamente, comienza a ser muy real.

Imaginaos viviendo en una Smart City donde los nuevos sistemas de construcción equipen todos los edificios con sensores inteligentes que se preocupen por el medioambiente estableciendo parámetros climáticos para medir su propia eficiencia energética. Se ha demostrado que estos sensores tienen la capacidad de reducir el consumo de energía entre un 20% y un 30%.

Se está avanzando en los contadores electrónicos con los que podremos controlar, mediante apps, el consumo de electricidad, gas y agua. Pensad en la posibilidad de capturar todos esos datos, analizarlos y sacar conclusiones de cara a una mejor gestión de nuestros gastos y, por consiguiente, un ahorro en nuestras facturas.

En lo que respecta a la conservación del medioambiente y a uno de los temas más preocupantes para cualquier ciudad, por la cantidad de residuos que generamos a diario, imaginad tener la capacidad de gestionar mejor los residuos urbanos a través de la recogida neumática de basura. Este sistema suministraría al municipio una gran cantidad de datos en tiempo real sobre la operación del servicio y estos podrían ser reutilizados para poner en marcha iniciativas que mejoren nuestra calidad de vida.

¿Y si vamos un paso más allá y pensamos en nuestro futuro y el de los nuestros? ¿No querrías un hogar que ayude a las personas mayores o con necesidades especiales? ¿Y si se conectaran con los centros de salud u hospitales para una respuesta más rápida en casos de emergencia? Serían medidas que nos aportarían tranquilidad y seguridad en nuestras viviendas.

Pero, pensemos también en nuestra empresa, pues con muchos de estos datos (se predice que en 2020 el 40% de todos los datos globales procederán de los dispositivos conectados a internet) se elaborarán estudios que nos permitirán predecir tendencias y ofrecer a nuestros clientes productos que se ajusten infinitamente mejor a sus necesidades. El 81% de las empresas afirman que IoT aporta valor si usamos la información correctamente y para ello son necesarias herramientas que nos ayuden a la lectura e interpretación de los datos recogidos y nos faciliten la toma de decisiones de nuestro negocio.

A raíz de esto, y viendo que cada día más objetos de los que usamos en nuestro día a día forman parte de IoT, llegará un momento en que todos esto de los hogares, empresas y ciudades inteligentes nos parezca tan normal como coger nuestro coche, ir al trabajo o hacer una llamada desde un teléfono móvil.

¿Nos encontramos ante la moderna Revolución Industrial?

Tendemos a pensar que este concepto es relativamente nuevo, pero no es así, desde hace unos 30 años se trabaja para conseguir que los objetos cotidianos sean más interactivos entre sí, que se relacionen de la manera más eficiente posible con las personas, que se conecten con la Red y que nos ofrezcan datos en tiempo real.

El mundo de drones, robots y otros artilugios que describió en su momento Julio Verne o ilustró Jean Marc Côté en 1889, ya no es necesario imaginarlo, pues podemos verlo y tocarlo. Ya es una realidad.

Curso de Iniciación a la Analítica Digital

curso analitica digital

Fecha y Hora: Viernes 5 de mayo de 16:00h a 20:00h

Dirección: Hotel Ibis Styles, Rúa Gambrinus, 14, 15008 A Coruña

Matrícula: 90€*

Inscripción: Nombre, apellidos y teléfono a hello@improvingmetrics.com

* Descuento de 40€ para desempleados y estudiantes.

 

A día de hoy, las empresas tienen claro el poder de los datos y como solo a través de estos conseguirán conocer a sus consumidores y llegar hasta ellos, pero ¿saben por dónde empezar?

Esta es la cuestión que se repite en cada ponencia o networking en el que participamos.

En las grandes compañías se acumulan y acumulan datos como si de un Síndrome de Diógenes se tratara sin llegar a poner un orden claro en ellos. ¿Cuánta información necesitamos? ¿Son necesarios todos los datos que estamos recogiendo? Y, sobre todo, ¿somos capaces de hacer algo con ellos?

 Aquí es donde aparecen los tan codiciados Analistas Digitales.

Como si de verdaderos ángeles se trataran, se han convertido en una figura muy demandada por las empresas que buscan profesionales capaces, no solo de desarrollar estrategias digitales, sino también de medirlas, analizarlas e identificarlas. Perfiles que consigan ver en los datos oportunidades para optimizar la inversión de negocio.

Hablamos de una profesión aun algo desconocida, de la que se dice es una de las más sexys de este siglo XXI y cuyo porcentaje de paro es 0%.

Así que, tanto si eres estudiante de la materia, como si deseas dar un giro a tu carrera profesional o, simplemente, tienes inquietudes por conocer un poco más este mundo, esta es la oportunidad perfecta para iniciarte en la analítica digital.

¿Quieres aprender a identificar cuáles son las necesidades de los usuarios que acceden a un activo digital? ¿Sabes cómo aprovechar ese conocimiento para optimizar las estrategias de tu empresa y mejorar así su ROI?

Pues allá vamos…

Aquí os proponemos este curso con el que podréis introduciros al mundo de la analítica digital. Serás capaz de persuadir a tus usuarios, mejorar tu embudo de conversión, predecir comportamientos, encontrar soluciones a los problemas de los diferentes activos y tomar decisiones basadas en conocimiento útil que extraerás de los datos.

 

Temario de Analítica Digital

  • ¿Qué es la analítica digital?
  • Principales métodos de medición en un mundo hiperconectado
  • Cómo detectar y definir objetivos de negocio
  • Macro y micro conversiones que te ayudarán a crecer
  • Dimensiones, métricas y kpis aplicados en el día a día. Ejemplos reales.
  • Piensa como un analista digital

 

Recordad que la realización del curso está sujeta a un quorum mínimo, por lo que la fecha de impartición y el lugar se cerrará una vez alcanzado.

¡Anímate y contacta con nosotros!

El Big Data aplicado a la medicina: Redes 5G y Realidad Virtual

internet-de-las-habilidades.png

Stands, stands y más stands repletos de gafas virtuales, guantes hápticos y plataformas móviles con vibración fueron algunas de las cosas que pudimos ver hace unas semanas en el Mobile World Congress 2017.

Todo aquel que haya tenido la oportunidad de participar en la edición de este año, habrá podido comprobar que la realidad virtual ha sido uno de los temas protagonistas a lo largo de los cuatro días que duró el evento.

Lo pasamos como enanos y creo que nunca olvidaremos las experiencias con RV vividas esos días, pues cuando la pruebas, a la magnitud que allí pudimos hacerlo, se convierte en algo que necesitas contar a todo el mundo pues sientes que eso, y solo eso, es el futuro que nos espera.

Si nos remitimos a la RAE, la Realidad Virtual es una representación de escenas o imágenes de objetos producida por un sistema informático que da la sensación de su existencia real, pero si alguno de vosotros ha probado una herramienta de estas alguna vez habrá comprobado que esta descripción se queda corta.

En un mundo en el que la tecnología avanza a pasos agigantados, nos seguimos sorprendiendo con el efecto que causan estas herramientas en nuestras mentes. Como el hecho de ponernos unas gafas y aparecer en otro escenario donde todo se siente real nos llega a producir sensaciones de vértigo, emociones, adrenalina o incluso miedo ante lo desconocido.

Pero si hay algo que nos ha sorprendido realmente entre tanto revuelo alrededor de la RV fue sin duda alguna el caso de Ericsson, quienes están aplicando la tecnología 5G al sector de la medicina. Escucharlos fue muy interesante y alentador, pues estamos ante uno de los avances más importantes en este sector.

guante-háptico.png

Ericsson ha estado trabajando con la tecnología 5G en los últimos dos años y uno de sus puntos más fuertes ha sido lo que ellos han denominado “Internet of Skills”, o el Internet de las habilidades, fruto de un proyecto conjunto con el King’s College de Londres.

Para entender un poco de qué hablamos cuando nos referimos a 5G, comentar que el objetivo de toda nueva generación de red móvil es multiplicar la velocidad de la conexión, pero detrás del 5G hay mucho más que eso. Ya no se trata solo de ofrecernos velocidades de vértigo, pues también hace que las conexiones ganen en calidad permitiéndonos tener comunicaciones mucho más fluidas con gente que tenemos lejos, mantener mejores videoconferencias o mejorar la rapidez de los juegos online, pero, sobre todo, nos da la oportunidad de ser mucho más precisos en nuestro trabajo.

Los grandes protagonistas de Ericsson eran dos elementos tan sencillos como unas gafas y un guante, algo aparentemente nada diferente a otros stands de Realidad Virtual que estuvieran allí, pero cuando nos acercamos y atendimos a las explicaciones de su equipo técnico vimos algo que nos impactó por completo.

El guante para 'tocar' pétalos y sentir el paso de mariposas virtuales, ese era el titular de esta noticia del periódico El Mundo hace 2 años que ya nos hablaba de las sensaciones que el guante háptico permite transmitir a través del 5G. Pero, ¿qué pasa si aplicamos esto a la medicina?

Todos conocemos la importancia de recibir la asistencia médica oportuna en el momento justo, pero también entendemos que los especialistas tardan en desplazarse y que no siempre esa ayuda llega a tiempo.  Pues bien, el objetivo principal de este Internet de las Habilidades es ampliar a través de esta tecnología las capacidades, la comprensión y el conocimiento más allá de las limitaciones geográficas, es decir, conseguir “suplir” a estos especialistas que se encuentran lejos para dar una mejor atención frente a casos médicos como puede ser una reanimación o una operación en quirófano.

Ericcson lo muestra de una forma muy gráfica y sencilla en su vídeo:

Por una parte, tenemos un guante háptico conectado a sensores sobre un paciente simulando un examen médico por remoto. Este guante permite controlar un dedo robótico que puede incluso identificar el tejido canceroso y enviar información de vuelta al cirujano.

Esta retroalimentación es muy útil ya que estamos eliminando el factor presencial para poder atender a un paciente de una forma más rápida y precisa sin la necesidad de tener que estar físicamente en el momento y lugar adecuados.

IMG-20170310-WA0002.jpg

Por otro lado, tenemos unas gafas de Realidad Virtual con las que el especialista podrá moverse y trabajar como si estuviera físicamente con el paciente. Sin duda, un emocionante vistazo al futuro de la cirugía a distancia.

Estamos en una era de brutal evolución tecnológica donde la Realidad Virtual está dejando de ser simplemente algo chulo aplicado al entretenimiento, para centrarse en ser empleada en cosas tan importantes como salvar vidas.

Lo que sacamos de todo esto, como analíticos que somos, es que para poder darle valor a esta tecnología necesitamos sin duda medir los resultados de la misma. Pero no solo es importante eso, sino todo el proceso en sí, desde la recogida de los datos, la verificación de la calidad de los mismos, la explotación y la optimización de los resultados, hasta las conclusiones.

Realmente, ver este tipo de avances tecnológicos nos hace reflexionar una vez más sobre lo imprescindible que es medir y más cuando nos encontramos ante proyectos de este calibre.

Vemos claramente que la medición, calidad y optimización de los datos recogidos es algo que acompañará siempre a la evolución tecnológica.

MWC 2017: Presente y futuro de la transformación digital

mwc-pabellón-españa.jpg

 Ayer decíamos adiós al Mobile World Congress 2017 tras meses de preparativos para participar en el Pabellón de España. Era la primera vez que teníamos la suerte de asistir bajo la marca España a un evento de este calibre y tenemos que decir que la experiencia vivida en este MWC 2017 no podría haber sido más enriquecedora.

Llegamos a Barcelona cargados de ilusión y nuestras expectativas comenzaron a cumplirse desde el mismo momento en el que desembarcamos del avión. Y es que, ya en la zona de embarque del Prat, se respiraba un ambiente especial. Enormes carteles publicitarios de las principales marcas de telefonía móvil nos daban la bienvenida y pronosticaban cuatro días de verdadero espectáculo tecnológico.

Dentro del recinto ferial era sorprendente ver la gran cantidad de gente que había decidido venir para disfrutar del mayor evento de tecnologías móviles del mundo. Personas de todos los rincones del planeta, hablando mil y un idiomas, con sus aportaciones tecnológicas y con un objetivo en común, descubrir las últimas novedades del mercado y dejarse sorprender por lo que parecía formar parte del argumento de una película futurista.

mwc.jpg

El lunes el MWC abrió sus puertas y por la tarde tuvimos el honor de asistir a la bienvenida del Pabellón de España organizada por Red.es y presidida por Álvaro Nadal, ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital.

Aprovechamos el momento para charlar con los representantes de otras empresas españolas e intercambiar impresiones sobre las diferentes inquietudes que nos habían llevado a cada uno de nosotros hasta el evento. Fue genial ver tanto talento y evolución tecnológica reunido bajo el nombre de nuestro país.

El martes nos pasamos el día visitando los ocho halls en los que estaba divida la feria. 18.000 pasos, según nuestra pulsera de actividad física, que nos llevaron a ver los principales contenidos del MWC 2017: realidad virtual, robótica, internet of things, connected cars, inteligencia artificial, 5G, drones…

Pero no todo iba a ser disfrutar de las novedades del MWC, también quisimos aportar nuestro granito de arena al evento. Por eso, a las seis de la tarde estábamos ya preparados para dar en el Pabellón de España una conferencia donde ofrecimos nuestra visión sobre la analítica digital y hacía dónde evolucionará esta en los próximos años, "Improving Metrics: Más allá de la analítica digital".

ponencia-improving-metrics-mwc.jpg

Nuestros días han transcurrido entre reuniones con diferentes fabricantes de herramientas de analítica digital y marketing, conocer las últimas novedades del sector, probar las demos disponibles, experimentar todas las acciones de VR, hablar con robots, sacar fotos en 3D con los últimos modelos de móviles, probar agentes de centralización de órdenes de domótica… En definitiva, podríamos decir que uno de nuestros objetivos era disfrutar del evento, y así lo hicimos.

Si alguna vez tenéis la oportunidad de ir a una de sus ediciones, no lo dudéis, seguro que disfrutaréis como enanos. Nosotros lo hicimos y por eso queremos dejaros algunas impresiones y consejos que hemos extraído de la experiencia vivida:

  • El número de exposiciones en el MWC es enorme y en un primer momento puede resultar abrumador, pero no te preocupes si te pierdes, es totalmente normal y te garantizamos que no serás el único.
  • En cuatro días es imposible ver todos los stands y probar todos los productos. Relájate y simplemente intenta disfrutar y centrarte en los temas que más llamen tu atención.
  • Intenta organizar una agenda antes del evento con los marcas que más te interesen visitar y que serán parada obligatoria en tu visita.
  • Lleva ropa y calzado cómodo. Unas zapatillas de running no te vendrán nada mal. No estamos exagerando. El recinto son más de 200.000 m2 y los querrás recorrer todos.
  • Si lo del inglés no lo terminas de llevar del todo bien, no te preocupes, allí las señales de humo funcionan a la perfección. Ya te harás entender.

¡Esperamos que estos tips os sean de ayuda para vuestra futura visita! De momento, os dejamos con este pequeño resumen del evento y en los próximos post os iremos contando en detalle algunos de los avances tecnológicos que hemos ido viendo en este MWC 2017, así que permaneced atentos a nuestro blog 😉

El cliente en el foco de la estrategia relacional

cliente-centro-estrategia-relacional.jpeg

 El mundo del marketing digital espera una gran transformación en este 2017. 

Tal y como lo anunciaba en este artículo la edición de Catalunya del diario económico Expansión hace unas semanas, la necesidad de identificar correctamente a nuestro cliente se intensifica y el 2017 promete ser el año de la personalización definitiva de nuestras estrategias digitales.

Convivimos con un ecosistema de ecommerce sumamente cambiante que modifica directamente nuestros hábitos de compra con el aumento constante de sus diferentes dispositivos y activos digitales.

Por todo ello, identificar al usuario es una tarea que se vuelve cada vez más importante a la vez que compleja. En un entorno multicanal en el que trazar el customer journey y colocar al cliente en el centro de la estrategia es, más que nunca, una prioridad para las empresas, resulta fácil perderse entre los conceptos por lo que… ¡¡Allá vamos!!

Intentaremos no irnos por las ramas y explicar bien el funcionamiento del entorno.

Multi vs. Omni: El cliente en el foco de la estrategia

Todos conocemos las tan “adoradas” cookies que ya han conseguido solucionar gran parte del enigma sobre la identificación de usuarios single device, pero ¿qué ocurre si lo que queremos es identificar a esos compradores cuyo proceso de compra pasa por varios activos y dispositivos, usuarios multi-device?

Ahora sí que sí. Hemos llegado al primer punto clave. Es aquí donde hacemos referencia a la tan mencionada multicanalidad, la forma de comunicarnos con nuestros usuarios a través de múltiples canales, pero sin que exista interconexión entre unos y otros, y sin una estrategia conjunta.

La complejidad del asunto podría terminar aquí, pero nuestros hábitos de compra no se frenan en este punto por lo que necesitamos rizar el rizo un poco más y preguntarnos qué ocurre cuando su proceso de compra pasa por los entornos on y offline. ¿Podremos trazar entonces el customer journey con tanta facilidad?

En este caso, llegamos al segundo punto. Nos referimos a la conocida omnicanalidad que no es otra cosa que la integración, en una sola estrategia, de todos los canales de la empresa con el objetivo de controlar las interacciones del usuario y dar una respuesta unificada desde cualquier punto de contacto en los que podamos impactar a nuestros clientes.

Pero, ¿cuánto de esto es verdad?, ¿es posible esta integración?, ¿podemos conocer con exactitud a la persona que realiza la compra online en la web, escribe un whatsapp para hacer un cambio en su pedido, pregunta por Facebook si ha llegado a tienda, lo recoge en la tienda física y repite en otra ocasión vía app?

On y Off, el 2 x 1 perfecto

Hablamos constantemente de la diferencia entre tiendas físicas, tiendas online, landings pages, páginas web, rrss, apps, etc., pues a día de hoy todos entendemos que el futuro de cualquier retail está en la integración de sus diferentes canales. Solo así conseguiremos ofrecer a nuestros compradores experiencias potentes que posicionen nuestras marcas.

Si echamos un ojo al último informe sobre los resultados del sector retail del 2016 para entender la conexión entre ambos mundos, vemos que, en la gran mayoría de los sectores, las compras en tienda física están siempre precedidas por búsquedas de información online.

Por ello, ofrecer experiencias que integren a la perfección ambos mundos es vital para el éxito de nuestra marca. Claro que, a su vez, necesitamos conocer mejor a nuestros clientes para saber cómo fidelizarlos y aprender de estos la mejor forma de impactar a nuevos consumidores.

Lo sabemos, es como la pescadilla que se muerde la cola, por eso debemos armar la estrategia que nos permita retroalimentar ambos elementos. ¿Esto es posible? Claro que sí, pero no existe aún la varita mágica que lo haga por sí sola, aunque existen numerosas estrategias que a día de hoy nos permiten tener una muy buena aproximación a lo que llamamos “integración on/off”.

Resultados del informe de PWC: Total Retail 2016
Resultados del informe de PWC: Total Retail 2016

Ni B2B, ni B2C, ni B2D, hablamos de Persona a Persona (P2P)

¿Quién no quiere que le ofrezcan productos y ofertas relevantes en base a su perfil de compra? ¿Qué sea sencillo consultar una información que nos interese entre tanto mercado en el que perderse? ¿Qué sea fácil reservar el viaje que nos gusta? ¿Comprar nuestra entrada al concierto?

Somos consumidores difíciles de satisfacer con productos uniformes y reclamamos productos ajustados a nuestras necesidades específicas, por lo que las empresas empiezan a cambiar el chip para crear una relación cercana con nosotros.

Comienzan a preocuparse por establecer un contacto constante, tener un conocimiento real sobre la persona y el perfil y apoyarse en estos conocimientos para mejorar la relación con sus usuarios y que sean estos mismos quienes les proporcionen nuevos consumidores.

Si en el lado digital tenemos el User ID de Google Analytics o Visitor Stitching de Adobe Analytics, por ejemplo, y en el otro disponemos de un CRM que se encargue de almacenar todos nuestros datos off, ¿imagináis lo que podríamos hacer si los integramos?

De esta forma, cuando se envía a GA un ID junto a los datos relacionados obtenidos durante varias sesiones, se pueden poner las acciones individuales de los usuarios en contexto y empezar a analizar las relaciones existentes.

El CRM (Customer Relationship Management) es un software que se encarga de administrar y almacenar la mayor cantidad posible de información relacionada con los clientes y prospectos de la empresa, con el objetivo de generar relaciones a largo plazo y aumentar así su grado de satisfacción.

¿Podéis ver el potencial de contar con ese tipo de información tan precisa en nuestra herramienta de analítica y utilizarla para realizar análisis en base a características de estos perfiles? ¿Y si pudierais contar con datos de conversiones offline de los usuarios?

Pues bien, las herramientas ya permiten la incorporación de este tipo de data sets para poder contar con esos datos en nuestros análisis. En Google Analytics, por ejemplo, podemos usar la funcionalidad Data Import para pasar información de nuestro CRM.

Seguimiento multidominio o cross domain tracking

El cross domain tracking se hace imprescindible si queremos medir la navegación de los usuarios entre nuestros diferentes dominios, pues a pesar de ser dominios diferentes pertenecen a un mismo proceso de conversión.

En este seguimiento multidominio GA otorga un valor de ID de cliente en cada hit y estos valores se guardan en las cookies, que se almacenan según el dominio.

Los sitios web de un dominio no pueden acceder a las cookies establecidas para otro, por lo que, si necesitamos hacer un seguimiento de las sesiones en varios dominios, el valor de ID de usuario se debe transferir de uno a otro.

¿Cómo hacemos estos? Pues con el código de seguimiento de Analytics que nos permiten que el dominio de origen instale el ID de cliente en los parámetros de URL de un enlace, donde el dominio de destino puede acceder a él y de esta manera podremos ya registrar las sesiones de dos sites relacionados en una sola sesión.

Identificación de usuario con cross-device tracking

Los consumidores, y más aun los que son puramente nativos digitales, buscan constantemente contenido a través de sus múltiples dispositivos móviles, por lo que las estrategias cross-device son claves.

Esta técnica de marketing busca analizar y explotar el comportamiento de los usuarios en función del dispositivo que usen y proporcionan información sobre su perfil.

¿Cuántos, qué dispositivos y cómo los utilizas habitualmente para navegar? Seguro que mínimo el pc de casa, el del trabajo, una tablet y por supuesto tu inseparable smartphone. El uso de cada uno de ellos te muestra receptivo ante distintos tipos de productos y es probable que los combines durante un mismo proceso de compra.

Es muy posible que las compras en tus ecommerce favoritos las hagas desde el portátil de casa, la app de la Tablet o la app de tu Smartphone, pero accedas desde donde accedas estarás “logueado”. Dependiendo del momento al que asocies el uso de cada dispositivo es más que probable que podamos relacionarlo, a su vez, a la compra de diferentes productos. Por ejemplo, si estás en el trabajo quizás compres productos relacionados con tu sector, si utilizas tu Smartphone productos más asociados al ocio y si estás usando la Tablet pues quizás productos de lectura, juegos para los niños, servicios de e-learning, etc.

En definitiva, el hecho de utilizar un dispositivo u otro, te sitúa con predisposición a consumir diferentes tipos de productos y, por lo tanto, las marcas consiguen saber qué sugerirte a través de cada dispositivo.

cliente-multi-device
cliente-multi-device

Conclusiones

Nuestro mundo cambia a nivel social, económico y tecnológico constantemente y una de las consecuencias de estos cambios es un nuevo enfoque a la hora de implementar nuestras estrategias digitales. En lugar de crear productos y buscar clientes para ellos, ¿por qué no los conocemos y creamos productos adecuados a sus necesidades?, lo que llamamos estrategias relacionales.

Las empresas empiezan a entender el valor de sus relaciones con los clientes más allá de la capacidad de estos para adquirir productos y servicios.

En definitiva, estamos ante una nueva economía, llamada por muchos Economía de la Atención, donde nuestro tiempo como consumidores es limitado y un activo que decidimos a quién dedicar, por lo que debemos tener en cuenta este hecho a la hora de relacionarnos con los compradores potenciales y actuales.

¿Será el 2017 el año de la analítica digital?

analitica-digital.jpg

2016 ha sido el año de la democratización del dato.

Nadie puede negar que por fin las empresas están algo más preocupadas por disponer de información útil para tomar mejores decisiones y poder comprender lo que realmente quieren sus clientes.

El tan utilizado término de la “Transformación Digital” ha calado finalmente en los entornos más escépticos donde se pensaba que eso de “internet” no era para ellos. Hoy han entendido que deben actualizarse o se quedarán atrás en la carrera hacia el conocimiento.

Aún queda mucho por recorrer en esa “transformación”, pues no deja de ser una evolución lógica para aprovechar los recursos que las compañías tienen a su alcance y mejorar sus procesos internos y servicios a clientes, pero estamos en el buen camino.

Para los profesionales de la Analítica Digital se vislumbra un 2017 muy exigente. Las compañías no sólo desean disponer de información, sino que demandan que esta sea útil, accionable y comprensible para todos sus departamentos.

Ese es el punto en el que todos los que integramos este sector debemos hacer un esfuerzo por conseguir que nuestros socios y clientes integren la “cultura del dato” en su día a día para conseguir así que su uso no sea algo puntual, sino que se convierta en una tarea periódica.

Puesto que nuestros colegas americanos son muy dados a hacer predicciones sobre herramientas y servicios que prometen ser los más demandados en los próximos años, os dejamos algunos de los mejores artículos para este 2017 por aquí:

36 Analytics Predictions for 2017 - Effinamazing

Five predictions for conversion rate optimisation (CRO) in 2017 - Econsultancy

Digital analytics industry veteran roundup: What’s in store for 2017 - Marketingland

Además, y cómo no podía ser de otro modo, desde Improving Metrics también queremos hacer nuestras propias predicciones de lo que auguramos será un año magnífico para nuestro sector.

Dentro del amplio espectro de la analítica digital nos atrevemos a destacar los siguientes servicios:

  • Integración de datos: Como os decíamos, las empresas han empezado a recolectar información de manera más o menos acertada, pero desde departamentos y entornos diferentes por lo que será imprescindible tejer una buena red de comunicación entre ellos para que la información sea realmente útil. Desde conectar datos de analítica web o móvil con un CRM, hasta identificar a clientes dentro de una red social para perfilar mejor las audiencias y optimizar las campañas de marketing. Hay mucho camino por recorrer aun para que las empresas puedan disponer de una visión global sin datos duplicados y con usuarios/clientes identificados correctamente.
  • Calidad de los datos: Algo de lo que poco se ha hablado hasta ahora, pero que se empezará a ver cada vez más, es el QA. Aumentarán los proyectos de “QA Data” en las compañías que se preocupen por la veracidad de su información. Sin datos de calidad, no habrá ni Big, ni Small, ni Smart data. Ni siquiera podrás confiar en los informes que recibas de tu agencia. La monitorización de píxeles, tags, etiquetas, APIs, eventos y demás elementos implementados para recoger los datos de manera precisa se hará imprescindible.
  • La comunicación de los datos: En 2016 hemos podido ver como los analistas digitales, los responsables de campañas, agencias y CMOs empezamos a entendernos. Utilizamos los mismos términos y entendemos los problemas que a veces conlleva la medición en los entornos digitales. Durante el 2017 daremos un paso más allá y hablaremos de visualización, storytelling con datos y nuevas formas de comunicar aprovechando la información disponible. No dejéis de ver este vídeo sobre el potencial de comunicar con historias de Future of StoryTelling.
  • La explosión CRO: Mucho se ha hablado y leído sobre la Optimización de la Tasa de Conversión, Conversion Rate Optimization o CRO en inglés, pero no con la profundidad que debería. A día de hoy empezamos a ver como las empresas incorporan poco a poco perfiles especializados o contratan los servicios de agencias expertas para realizar este tipo de tareas que engloban múltiples disciplinas de la analítica, usabilidad, conocimiento de cliente, psicología, etc. El lanzamiento de Google Optimize contribuirá a que más compañías se animen a “testear” sus procesos y empiecen a ver los grandes beneficios de la optimización.
  • Inteligencia Artificial y Machine Learning: No podíamos terminar sin mencionar los servicios relacionados con el análisis de grandes volúmenes de datos o Big Data. Sin duda alguna, los algoritmos que permitirán a las máquinas “aprender y actuar” estarán más de moda que nunca. Tranquilos, seguiremos teniendo trabajo y las máquinas no nos dejarán en el paro… al menos de momento...

Sin duda son tiempos fantásticos para el sector y las compañías que piensen en explotar sus datos saldrán ampliamente reforzadas.